Reacciones luminosas y el ciclo de Calvin
   
   

La Fotosíntesis depende de la interacción entre dos tipos de reacciones: las reacciones luminosas y el ciclo de Calvin. La clorofila y las otras moléculas responsables de las reacciones luminosas se localizan en los tilacoides. Las enzimas que catalizan el ciclo de Calvin se encuentran en el estroma. Las reacciones luminosas convierten la energía de la luz a energía química en forma de ATP y NADPH. El ATP provee la energía y el NADPH los electrones para el ciclo de Calvin, el cual convierte el bióxido de carbono en azúcar. El ADP y el NADP+ que resultan del ciclo de Calvin regresan a las reacciones luminosas, para regenerar el ATP y el NADPH.