Después de Avándaro: el hoyo negro del rock mexicano

Las portadas antiguas y una que otra moderna (2a Parte)